Aquí os enseño una falda que yo llamo «caperucita». El patrón es muy sencillo, de hecho no necesita patrón; son simplemente dos rectángulos: uno con la medida de la cintura de la niña más unos cinco centímetros y otro con el largo y ancho que más os guste, según la queráis más o menos corta […]